romi lazcano

Querida libertad,

quiero caminar contigo

quiero ser dentro tuyo

aunque comparta el camino.

Quiero sentirte cuando tenga ganas

de asir una mano y sin prejuicio alguno

tocar la piel cortajeada de una mirada.

Quiero transpirarte cuando corra y me trepe

en la espalda de un tren sin hora ni estaciones lejanas

mientras, en círculos de rosas y plagas

sienta el viento en mi pelo y ría a carcajadas.

Querida libertad

no quiero estar en espacios que no me dejen Ser

que no me permitan crecer contigo como aliada,

no quiero tener que mirar a los costados

para escuchar el sonido brillante que decanta

con el fluir del agua.

Yo quiero jugar con un rulo entre mis dedos antes de dormir!

quiero besar la eternidad y conocer la oscuridad

más placentera que jamás haya imaginado,

quiero aprender y aprehender las señales

de los objetos mágicos que creo en cada paso,

quiero creer en la magia y la palpo, la huelo,

la escucho, la siento cuando pienso en todo

lo que está en mis manos, hoy, aquí y ahora.

Querida libertad

no quiero morir ahogada en mi propia cárcel

no quiero que las ideas me estanquen

quiero expandir mi amor a través de ti

aprendiendo y enseñando a construir contigo

pues creo que no existes, sin la confianza como abrigo.

Querida libertad

no necesito título ni casa ni cumplidos,

pues tengo un nombre y apellido

con historia suficiente construidos

en despertares, amaneceres invadidos.

Querida libertad..

visítame una vez más, una noche de estas,

un día soleado,

con la lluvia en medio de la calle

para salir a jugar empapados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *