¡¡¡Ayyyy  cantor!!! ¡¡¡que se me ha puesto la piel de gallinaaa!!!
La canción me ha invitado a soñar
A Imaginarte a la vuelta de la esquina
Guitarra en mano siendo música en mí andar,
Es que no hay poesía sin musa inspiradora
No hay pintura viva, ni castillos, ni flora.
¿Es que quieres hablar?
Háblame entonces de  dolores para que haga alquimia
Háblame de miedos para que los convierta 
En avioncitos de papel
Háblame de lo que dicen mis ojos cuando te miran.
Háblame de tu risa, de la luna, de la miel,
Préstame tu música, yo te doy poesía
Y hagamos  canciones que inviten a amanecer.
Háblame sin humor un día para que pueda sacarte una sonrisa
Que mi trabajo se realiza donde la tierra tiene grosor, 
Enséñame de historia, de política, yo que sé,
No necesito un motivo para quererte 
Pues esto es así, porque es lo que es.
Déjame, si quieres, mi trabajo enseñarte, 
Para que también lo puedas hacer conmigo
Algún día que la vida me convide el olvido, 
Y me toque reaprender.
Que mi regalo, mi fortuna, es tu Ser
Y  tu Ser hoy alumbra la letra de mi pulso
Me enseñaste cada día a afilar el cincel
Mientras sueño que labramos  juntos.
Al tiempo hazlo mío, hazlo tuyo, 
Haz lo que sientas que puedes hacer
Es cierto que manejar bien las agujas, 
También es arte que se aprende al crecer. 
Crees que soy comandante? la suerte? 
Pues yo creo que aquí tú eres el Rey.
Háblame de compartir, corazón
Que esta poeta es solo un simple gorrión que vuela en voltereta
Pero le falta tu sonido para llegar a ser canción.
Porque el dolor que  nace hoy,  son las pruebas,
Tranqueras que me pone la vida para plasmar aquí lo que soy.
Cántame tu amor querido si lo hubiese! Solo cántame tu amor!
Que solo bastan tus manos, aunque no lo veas,
Para esculpir en los confines de mi legión.
Mis mujeres se están despertando
Lo huelo en el llanto que me convidó tu canción, 
Sus soledades cansadas, 
Están confabulando en tomar vacación.
Y recién, hace un segundo, me han alertado al oído
Que  puedo sobrevivir sin ti, 
Pero no mi acción.
Que por mucho que represente mi cariño
¿De qué me sirve si trabaja a medio motor?
Si llegaran los temores típicos
Me sentaría con ellos y les diría convencida
Que la biblioteca no corre peligro
Más bien, enriquece la vida.
Le diría tantas cosas, pero en fin…
¿Qué  puedo querer a cambio?
¿Esa es tu cuestión?
¡Mírame a los ojos mi vida! 
Que  solo soy un ser humano 
Que no necesita mucho más 
Que amar y ser amado,
Sin vergüenzas, sin caretas, si mentiras,
Sin demasiada vuelta ni explicación.
 
Hace un momento, a soñar me ha invitado la canción,
Y tuve un sueño, soñé que me querías
Me soñé protagonista y después de mucho tiempo
La idea me gustó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *