Veo como la luz se está apagando

Veo a mi cansancio asomar sus pestañas

Sé que no voy a perder las esperanzas

Solo las colocaré en otro lado

Tiempo de dudas que quedan atrás

Un cuadro plasmando la realidad

De un último abrazo que voló sin respuesta

Certeza de que no era a mí a quien le cantaba

Domingo de sol y vidrios rotos

Es hora de decir lo que nunca he dicho aquí

Las palabras no lograron llegar

¡Pero la vida es tan linda para vivir!

Saldré a la calle una vez más

Mañana, cuando la lluvia pare.

Hoy me dedicaré a cantar

Por tu felicidad y la mía.

Hoy he aprendido una vez más.

El karma me vino a buscar

No me equivoqué en elegir un lugar

El error fue ponerle nombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *