Fui volando  a los suelos más hermosos,
En zapatos de etiqueta y maleta distinguida,
Fui amante de la noche, distraída,
Fui tan ciega, fui tan muda, tan perdida.

Fui rodando despojándome de harapos,
Fui naciendo nuevamente en mi locura,
Fui tan cuerda, tan perfectamente oscura
Que la vida me alumbró con mis fracasos.

Y hoy…

El único viaje que quiero hacer
En este momento de mi vida
Es el que me lleve con escalas
A tus calles, tus huariques y avenidas.
El único paisaje que quiero ver
En este instante de mis días
Son las marcas de revoque de tu pared
Y la biblioteca que te guía
Para al caminar al infinito de tu ser
Me guíen a mí también.

He ideado un mapa extenso de estadías,
Una ruta en un tiempo habilidoso,
Llevo un cuento, llevo un viento y un responso,
Para leerle a cada una de tus heridas.

Llevo  flores, llevo un mate, llevo espinas,
Hay tablero de ajedrez medio tramposo:
¿Eficaz  será detrás de la vitrina
El sacrificio y te resulte muy costoso?

El único viaje que quiero hacer
En este momento de mis días
Es el que me lleve a amanecer
Con la enseñanza de tus pupilas,
El único suelo en el que quiero crecer
Es el que reguemos de semillas
Y en cada erizo de tu piel
Poner una malaquita
Para que en etapas de mucha sed
Me nutran a mí también.

¡A mi José C. Paz Querido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *