esto
De fondo suena Edith...tu Edith, sí... la tuya...
enfrentándose a aquella realidad tangente 
y hoy tan lejana, perdida en el espacio, en el 
tiempo detenido, del sonido de las vocales.

Entrañas adentro pregunto: ¿Qué habrá sucedido?
¿Qué extraño viento alejó la mirada del antiguo 
cielo en donde las estrellas cantaban serenatas
de miel y de hielo, plagadas de fecundas erratas, 
de carteles de neón sin nombre y sin embargo,
tan concretos?

Solo el amor alumbra lo que perdura... y esto...
esto no se va muriendo aunque falte una regadera de agua...


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *