invitación

La lluvia está mojando mis sentidos,

veo caer las capas de mi aliento embravecido por recuerdos del ayer,

pero en un instante aparece la luz con todos sus voltajes,

cuando un nuevo paje me invita a crecer;

qué sensación de alivio la que mora en el placard,

que tremendo vacío que hay para llenar, y si bien soy feliz en el vacío,

estoy segura que esto la alimentará.

Es rara la sensación, me invita a ir de viaje sin pagar el peaje ni tomar desayuno,

saltea la merienda, porque prefiere la cena con velas y el canto del ruiseñor,

es demasiado para este corazón que viene de la sequía,

es como querer entrar a una abadía cuando ahora no hay más que un burdel!.

Dios lo libre y lo guarde de esta anarquía, con sabor a limón,

Dios guíe su decisión y lo ilumine para que pueda ver el camino,

y donde han caído sus manos al abrir el libro que supone mi interior.

Mucho coraje le deseo señor paje, porque ninguna suerte ha de merecer,

la suerte no más que para los cobardes y si de cobardes me habla,

temprano me han tocado el timbre y tarde los he mandado a barrer.


 

Volver

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *