golondrina poesia romi lazcano

Veo cómo se va la golondrina

Que en estos tiempos

Supo mirarme a los ojos de cerca

Sosteniendo empírico su lejanía.

Deseo de alzar las barreras

De ese tren que pasa

Poco por nuestras vidas,

Que nos visita, a veces,

Por algún pretexto que no llega a ser

El verídico, o sí, o no… quién sabría…

Lo veo en cuclillas

Como cuando era un niño

Mientras agarra su cara con la mano

Y juega en la boca con sus dedos

Tierna imagen que me quedo

Como amuleto de este tiempo de alegría

A veces lo vi mirarme…

A veces lo vi mirarme con miedos

A veces lo encontré graciosamente

En los sueños de todos los días

En preguntas que jamás se esclarecieron

Aún cuando siempre lo oí escucharme

Repitiendo mis palabras como paradigmas

Y esbozando sonrisas tímidas al recordar

Vaya uno a saber qué gestos.

Qué frío trae este invierno

Luego de tanto sol que irradiaba su existir

Qué extraña sensación después de tanto tiempo

En que mi consciencia se negó a sentir

Qué tino el de mi piel que indicó su reciedumbre

De forma consentida donde no había miel

Que obcecada el alma mía al pretender sus pies

Caminando a la par del día

Regalando la oportunidad de renacer

 

Volver

4 Thoughts to “Se Va la Golondrina”

  1. Carlos Moratini Souza dice:

    Qué lástima que voló esa golondrina… hay que perderse a semejante Mujer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *