Te Enseñaron
a amar a los caballos y a las flores,
a suspirar en una montaña,
A reconocer los colores
mientras hueles el ropaje de la tierra húmeda,
corriendo en línea recta, sin mirar a tu lado,
egoísmo de tu ser acorazado,
que no mide circunstancias ni ve sus ataduras.
Te enseñaron el atardecer en el campo,
el ocaso temprano en un hogar
de sinceridad oscura,
Te enseñaron la libertad acribillada
de verdades enjauladas
por familias de armaduras.
Como no perdonar a tu alma,
que no conoció manera de romper
las estructuras negras de marfil,
que endurecían tu niñez
en vez de enseñarte a sonreír.
Como no perdonar la inconsciencia
de un mar contaminado,
por ideas grises de mentes poco certeras
que absorbían la inteligencia verdadera
que dormía en el lado izquierdo de tu mano.
Como no perdonar tu amor,
si aprendiste el amor como un método de
escape, creyendo que ese viaje
tenía el color de una flor,
mientras llevaba en su equipaje,
el veneno que te desarraiga de tu propia pasión,
por mamar como base la mentira,
de una vida que no es vida,
si no se tiene limpio el corazón.
Como no perdonar
que no puedas dar el día a día
si a penas te enseñaron a sobrevivir,
si mueres en cada paso y ardes en noches frías
por no saber a tu lado convivir.
Y en medio de esa fiebre confundida
te revuelcas caprichoso y hablas de un “existir”
En ti solo existe un cuerpo, materia viva,
pero adentro hay un alma perdida
que no sabe donde ir.
Como no perdonar tu soledad constante
y la desaparición consecutiva,
si tus raíces se volaron en el parto,
mientras tus padres sonreían.
Como no perdonar la ausencia al final del día,
si no tenías material en la estadía
para poderla sostener.
Cómo no perdonar la cobardía de tu ser
que por su esencia indefinida,
en situación desconocida
con desespero, solo hecho a correr.
Como no comprender tu careta
si con la vida te vino impuesta
vestida de atardecer,
y no tuviste alternativa
porque nadie en tu vida
te enseño a aprender.
Como no perdonar el eclipse
Que hay dentro de ti
Que se baña con las lágrimas
De un falso existir.
Como no perdonar tu propia infidelidad
Si no sabes quien eres, ni que buscas,
Ni a donde vas…
Como aprender a respetarte,
Si nunca te enseñaron a respetar.
Como aprender a amar,
Si amar es tantas cosas!!!
Que nunca te han enseñado,
Y porque los ángeles han volado,
Ya jamás te podrán enseñar.

Volver

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *